Comportamiento poco común en individuo juvenil de Crotalus simus

El día 25 de agosto, en horas de la noche, a un costado de carretera principal del Sector Santa Rosa, en el Parque Nacional con el mismo nombre, se divisó un individuo juvenil de C. simus, lo particular del avistamiento fue que, esta serpiente se encontraba sobre unos arbustos, a una altura aproximada de 50-60 cm del suelo, este individuo juvenil se movilizaba con total normalidad, hecho que llama la atención, considerando que esta especie es reconocida por presentar, principalmente, comportamiento terrestre.

Durante la grabación el individuo mostró total tranquilidad y comodidad en el desplazamiento por las ramas de los arbustos, por lo que, el video permite conocer un poco más sobre esta especie y su comportamiento natural.

Además, es valioso rescatar que cuando se realizó el video la serpiente nunca se mostró agresiva, lo cual evidencia, también, que mientras no se provoque o agreda y se mantenga una distancia prudente, estas especies venenosas, no representan ningún peligro para la salud humana, y por el contrario, deben ser valorizadas por el importante rol ecológico que estas cumplen en ecosistemas frágiles como el Bosque Seco Tropical de Guanacaste. 

Mientras más conocemos de la vida silvestres, más posibilidades de conservarla tenemos.

No matemos a las serpientes, aprendamos sobre ellas!!!

 

Historia natural

Esta serpiente pertenece a la familia Viperidae y se le denomina comúnmente como cascabel o crótalo. Es una serpiente considerada de tamaño grande, ya que, suele alcanzar una longitud máxima de 180 cm, sin embargo, en promedio los adultos oscilan entre 100 y 120 cm. Presentan un cuerpo robusto, cabeza relativamente pequeña y poco diferenciada del cuello, hocico redondeado y evidente cresta espinal, al menos, en el primer tercio del cuerpo. Las escamas dorsales están fuertemente quilladas y son protuberantes, lo que le confiere un aspecto áspero. El color de fondo café claro a crema, con un ornamentado patrón de diseños romboidales oscuros en el dorso. La característica diagnóstica más importante es la presencia de un cascabel o chischil, estructura que consiste en una serie de capas córneas entrelazadas, que chocan unas contra otras cuando la serpiente vibra su cola, lo que produce su fuerte y particular sonido defensivo (Instituto Clodomiro Picado, 2019).

El cascabel tropical fue considerado, por largo tiempo, como una especie de amplia extensión desde el sur de México hasta Argentina, no obstante, en la actualidad, existe evidencia reciente de que en realidad se trata de un complejo de especies relacionadas. Por lo que, se ha definido que en Costa Rica se encuentra el ejemplar conocido como Crotalus simus, distribuido en las regiones secas de Centroamérica. Serpiente que habita las tierras bajas de las provincias de Guanacaste y del norte de Puntarenas, donde es relativamente común a la orilla de bosques y en zonas poco perturbadas (Instituto Clodomiro Picado, 2019).

Respecto a su historia natural se sabe que es una especie de hábitos terrestres, con actividad diurna y nocturna y prefiere hábitats como bosque tropical y subtropical, húmedo o seco, encontrándose entre 0-1600 m.s.n.m. Además, es posible que se encuentre entre rocas, matorrales espinosos, hoyos, cuevas, troncos secos en los sitios áridos y secos donde habita; también entre pajonales y bosques de pino de montañas bajas (Organización Panamericana de la Salud, 2009).

 

Referencias

Instituto Clodomiro Picado. (2019). Crotalus simus. Recuperado de http://www.icp.ucr.ac.cr/es/informacion-y-materiales/serpientes-venenosas-de-costa-rica/crotalus-simus

OrganizaciónPanamericana de la Salud. (2009). Manual para la identificación, prevención y tratamiento de mordeduras de serpientes venenosas en Centroamérica, Volumen I. Recuperado de http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/34498/manualidentificacion-spa.pdf?sequence=1&isAllowed=y.