El Área de Conservación Guanacaste (ACG) conserva 163, 000 ha de bosque seco, bosque lluvioso, bosque nuboso y área marina (ACG 2015). La exitosa conservación de esta red de ecosistemas sensibles ha resultado en un interés público inmenso y cada año abre sus fronteras a más de 100, 000 turistas, 31 centros educativos que participan en el Programa de Educación Biológica, varios cursos de campo realizados por universidades acreditadas e incontables investigadores y asistentes (ACG 2015).

El ACG también emplea 119 funcionarios y cuenta con el apoyo de la sociedad civil en la figura de brigadistas y voluntarios para poder satisfacer la demanda pública de los servicios que ofrece (ACG, 2018).

La presencia humana dentro de estas áreas protegidas viene con una consecuencia no deseada de producción de residuos que impacta los ecosistemas y la biodiversidad que protege el ACG. Mientras la presencia humana crece, se vuelve una necesidad definir un programa de manejo de residuos sólidos y solucionar un creciente problema que no tiene una solución inmediata.

En febrero del 2016, un grupo de funcionarios, investigadores y voluntarios, se proponen planificar el desarrollo de una iniciativa para gestionar de forma adecuada los residuos generados dentro de las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) y reducir la huella ecológica de los usuarios internos y externos sobre la vida silvestre y promover un ambiente saludable.
La comisión creó una iniciativa para concientizar sobre las interacciones negativas entre animales y humanos en las ASP del ACG y se realizaron varias reuniones para definir colaborativamente un nombre, logo y lema. Al final, nació una campaña llamada "Quiero Dejar una Huella Verde" con la idea de concientizar los funcionarios, investigadores y turistas que ¡mis acciones cuentan para mantener un ambiente saludable!

De acuerdo con la Ley de Gestión Integral de Residuos No8839 (Ministerio de Salud, 2016), las instituciones en Costa Rica deben cumplir con la normativa de separar todos los residuos sólidos. El ACG, debe de proponer acciones en el plan de gestión de residuos sólidos para cumplir este mandato legal. La implementación de un programa para separar los residuos valorizables propone que el ACG puede disminuir la cantidad de residuos que son llevados a los vertederos y a la vez reciclar los residuos que son aprovechables. El ACG tiene como compromiso mejorar la calidad del medio ambiente, por medio del fomento de buenas prácticas que ayuden a reducir la huella ecológica. 

 

La misión de la campaña 

Reducir la huella ecológica de los visitantes, investigadores y funcionarios a través de un proceso de educación, desarrollo de infraestructura y evaluación de impacto ambiental de la presencia humana, para fomentar el turismo sostenible en ecosistemas sensibles. 


Los pilares fundamentales del proyecto son: 

1) Plan de Manejo de Residuos / Desarrollo de Infraestructura:Crear un plan sostenible para remover los residuos sólidos generados por humanos en áreas silvestres protegidas e implementar un programa de reciclaje. Compraremos receptáculos (que son a prueba de animales), para los residuos/reciclaje  (comenzando en Santa Rosa) y se construirán depósitos de reciclaje en Santa Rosa y Pocosol donde los artículos reutilizables se pueden almacenar y transportar una vez al mes.

2) Educación y sensibilización: Enseñar a los funcionarios y al público sobre comportamientos positivos que reducen su huella ecológica tanto dentro de los áreas protegidas y en sus comunidades. Ejecutamos 2 eventos al mes en varios sectores dentro del ACG  y hablamos con los turistas y el personal del ACG sobre las interacciones hombre-animal y la conservación.

3) Evaluación de Impacto: Coordinar con las universidades costarricenses para  que los estudiantes completen sus prácticas en Santa Rosa. Estos estudiantes trabajarán en proyectos que proporcionen valiosa información al ACG que pueda ser usada para tomar decisiones adecuadas sobre las prácticas de uso de la tierra y entender cómo nuestras acciones, impactan positiva o negativamente a las áreas silvestres protegidas.