La boa común, también llamada Bécquer, es una serpiente de tamaño grande, que alcanza una longitud máxima conocida de 5 m, aunque en Costa Rica no se han registrado ejemplares mayores de 3,80 m; el tamaño promedio usual de los adultos en Costa Rica es de 2-2,50 m.


Es una especie terrestre y arborícola y puede ser activa en cualquier momento, aunque el mayor índice de actividad se registra durante los períodos crepuscular y nocturno. Se le puede encontrar oculta o movilizándose con frecuencia entre la vegetación del suelo o o sobre arbustos o árboles generalmente a poca altura. También es común encontrarla dentro de construcciones humanas (casas, bodegas, etc) que aprovecha para ocultarse temporalmente, y ocasionalmente cazando dentro de granjas de gallinas y otras especies menores de cría comercial. Es capaz de buscar sitios óptimos para esperar y acechar a sus presas ( y utiliza la constricción para inmovilizarlas y después se las traga empezando por la cabeza). Como respuesta defensiva, abre la boca y produce un sonido de aire muy fuerte que recuerda el ruido de una llanta desinflándose y en general se muestra dispuesta a morder si se le molesta o intenta capturar. La mordedura de ejemplares adultos puede ser dolorosa y causar heridas considerables.


Su dieta se compone de una gran variedad de mamíferos de pequeño y mediano tamaño, incluyendo ratas, guatusas, pizotes, mapaches, zorros o zarigueyas, monos, ardillas, murciélagos, felinos (ocelotes), osos hormigueros (tamandúas) y hasta venados juveniles. También diversas especies de aves y lagartijas (iguanas y garrobos adultos entre muchas otras), así como perros, gatos y aves de corral. 

Boa común <i>Boa imperator</i> predando a Venado cola blanca <i>Odocoileus virginianus</i>, Sector Santa Rosa, 6 de marzo 2019, Foto: Andrea CalvoBoa común Boa imperator predando a Venado cola blanca Odocoileus virginianus, Sector Santa Rosa, 6 de marzo 2019, Foto: Andrea Calvo


Es un especie vivípara, que puede parir hasta 65 crías, que nacen midiendo entre 40 y 55 cm de largo. La época de apareamiento se extiende desde agosto hasta abril y los nacimientos desde abril hasta setiembre. El período de gestación puede variar entre cuatro y ocho meses.


Se encuentra distribuida en todo el país, desde el nivel del mar hasta 1,600 m de altitud y se considera una especie común y abundante en nuestro país.

 

Fuente de información:

Alejandro Solórzano 

Segunda edición libro Serpientes de Costa Rica