Y como si fuera poco, además de lidiar con la amenaza de caza y tala ilegal, también lidiamos con la amenaza del narcotráfico. Este fenómeno es muy serio, aunque aún solo se da en sectores de dificil acceso en nuestros Parques a nivel nacional, lo cual no a
fecta la visitación. Una solución: más funcionarios para poder tener mayor presencia en nuestras áreas protegidas. Solo en ACG se calcula que se necesitan 160 personas más para una gestión óptima, según el Comité Técnico del ACG. 
 
Contando con más personal, también logramos garantizar la visita con mayor seguridad y así repeler también a los ladrones que nos afectan en el Sector Santa María, razón por la cual hemos cerrado la visitación a ese Sector.
http://www.nacion.com/2012-12-05/AldeaGlobal.aspx