Las agallas de plantas son entidades biológicas formadas por los tejidos de la planta hospedera, generadas a partir del estímulo y actividad del respectivo organismo inductor.

Diversos grupos de organismos tienen la capacidad de inducir estas estructuras en las plantasEntre los organismos inductores de agallas más importantes tenemos a las bacterias, hongos, nematodos, ácaros y diversos grupos de insectos, siendo estos últimos el grupo que inducen la mayor diversidad y complejidad de ese tipo de estructuras. Las agallas de insectos son el producto de una asociación ínter-específica entre la planta y el respectivo insecto inductor. La función principal de estas estructuras es dar refugio y alimento a las larvas del insecto que las produce, mismas que controlan en gran medida su fisiología y desarrollo. Las agallas constituyen por otra parte un micro hábitat en si mismas, en donde insectos inductores, parasitoides y otros organismos inquilinos mantienen relaciones ecológicas de diversa índole.

El mecanismo de inducción de las agallas de insectos es motivo de un amplio debate en la comunidad científica especializada en el tema. Las hipótesis más extendidas relacionan la formación de la agalla con la inyección de diferentes clases de sustancias químicas inductoras por parte del insecto, además de otras hipótesis alternativas, incluyendo una de las más recientes, la cual las define como un producto refinado consecuencia de un proceso de transformación genético natural.

Diferentes morfotipos de agallas colectadas y registradas en el ACG, Fotos:Omar Gatjens, 2021Diferentes morfotipos de agallas colectadas y registradas en el ACG, Fotos:Omar Gatjens, 2021

Agalla formada en Hirtella racemosa Lam., Chrysobalanaceae, inducida por una especie de insecto desconocida (parte superior izquierda). Agalla formada en Semialarium mexicanum (Miers) Mennega, Hippocrateaceae, inducida por una especie de insecto desconocida (parte superior derecha). Agalla formada en Brosimum alicastrum Swartz, Moraceae, inducida por una especie de insecto desconocida (parte central de la imagen). Agalla formada en Lippia oxyphyllaria (Donn. Sm.) Standl., Verbenaceae, inducida por un insecto Cecidomyiidae, Diptera (parte inferior izquierda). Agalla formada en Cydista diversifolia (Kunth) Miers, Bignoniaceae, inducida por un insecto Cecidomyiidae, Diptera (parte inferior derecha).

El proceso de formación de las agallas de insectos es un fenómeno complejo, que involucra la recanalización o reorientación del desarrollo de la planta por parte del respectivo insecto inductor. El grado en que el insecto manipula el crecimiento de la planta para formar la agalla varía considerablemente entre diferentes especies, e involucra desde la inducción de la proliferación celular que conduce al desarrollo de un tejido poco diferenciado, hasta la formación de una estructura compleja que la planta no produce en condiciones normales, las cuales difieren enormemente en diversidad y en el grado de complejidad. Así, el resultado final de esta interacción es la formación de una entidad biológica que presenta una extraordinaria diversidad de formas y colores, presentando por lo tanto características anatómicas e histológicas propias.

Caricatura de agallas, realizado por Nahil Ignacio Gätjens Villegas, edad 12 años, 2021Caricatura de agallas, realizado por Nahil Ignacio Gätjens Villegas, edad 12 años, 2021

Aunque su presencia pasa por lo general desapercibida para el ojo no entrenado, las agallas de plantas las podemos encontrar en prácticamente todos los ambientes presentes en el Área de Conservación Guanacaste (ACG), desde la costa de Playa Naranjo hasta las cumbres del Volcán Rincón de la Vieja. Para encontrarlas, solo necesitamos armarnos de paciencia y ser buenos observadores en la época correcta del año.

Por mucho tiempo se especuló que las agallas de plantas eran menos abundantes y diversas en las regiones tropicales, afirmación sustentada en gran medida debido a la falta de estudios e información sobre la presencia y diversidad de dichas estructuras en las zonas tropicales. Aunque la ausencia de estudios relacionados con la abundancia y diversidad de las agallas en estas regiones es una constante al día de hoy, trabajos realizados en los últimos años parecen contradecir esta afirmación. Es en este contexto que, el trabajo realizado por un grupo de investigadores nacionales en el Área de Conservación Guanacaste, reveló que el ACG tiene una cantidad y variedad importante de tipos de agallas y por lo tanto también de insectos inductores de estas estructuras.

El estudio encontró que un 91,6% de las agallas colectadas corresponden a registros nuevos para la ciencia (120 morfotipos), demostrando de esta forma por primera vez que, el ACG podría albergar aún una cantidad y diversidad mayor de agallas y organismos asociados por descubrir.

Los morfotipos de agallas y los organismos asociados se registraron, caracterizaron y posteriormente se depositaron en un herbario especializado (Cecidiarium), lo anterior bajo un concepto integrado para el manejo de los materiales biológicos de las colecciones y la información registrada de los mismos. Este trabajo es el primer y más detallado inventario de agallas de plantas y organismos asociados realizado en el Área de Conservación Guanacaste hasta el momento.

 

Estudio original para ampliar en el tema:

GÄTJENS-BONICHE O., SÁNCHEZ-VALVERDE, M., TREJOS-ARAYA, C., ESPINOZA-OBANDO, R., PINTO-TOMÁS, A., HANSON, P. Plant galls recorded from Guanacaste Conservation Area-Costa Rica as an integrated concept of a biological database. Biota Neotropica 21(3): e20201153. https://doi.org/10.1590/1676-0611-BN-2020-115          

Enlace al artículo original: https://doi.org/10.1590/1676-0611-BN-2020-1153

Descargar: pdfPlant galls recorded from Guanacaste Conservation Area-Costa Rica as an integrated concept of a biological database.pdf